Adiestramiento

Cómo enseñar a un cachorro a ir al baño, tips de César Millán

Enseñar a un nuevo cachorro a ir al baño puede causar nerviosismo y confusión en muchos dueños, pero con estos consejos del experto lo lograrás en poco tiempo

Por Zamira Gaxiola

- 24 de Febrero de 2021 - 14:45 hs
Cómo enseñar a un cachorro a ir al baño, tips de César Millán

Cómo enseñar a un cachorro a ir al baño, tips de César Millán

Una de las mayores áreas de dificultad para las personas que adoptan cachorros es el entrenamiento para ir al baño. Y es una de las responsabilidades más importantes del dueño de una mascota, pues si no se aprende correctamente se puede ver afectada la convivencia en el hogar. De hecho, es una de las razones más comunes por las que los canes son entregados a refugios. Y con los consejos de César Millán, enseñar a un cachorro a ir al baño no tiene que ser una experiencia abrumadora. 

También te puede interesar: A los cuántos días abren sus ojos los perros y los gatos

Es una tarea que requiere de compromiso y constancia. Afortunadamente, los perros ya cuentan con ciertos instintos que los ayudan a aprender naturalmente cómo y dónde hacer sus necesidades. De la misma manera en que aprenden como dormir o comer. La clave está en aprovechar estos instintos. Para lograrlo, sigue los siguientes consejos del "entrenador de perros": 

1. Mantén las superficies limpias

Cuando son recién nacidos y tienen la posibilidad de estar con su madre, los cachorros hacen sus necesidades en el “nido” o la guarida que tienen con sus madres. Ella es la que se encarga de limpiar todo y asocian el lugar para ir al baño con sus madres. Sin ese olor alrededor, ellos no saben dónde hacer sus necesidades.

Entonces, sin el olor de sus madres, asociará cualquier lugar que huela sucio o donde ya hayan hecho sus necesidades con el baño. Y ese puede ser un lugar de la casa donde no se desea que un cachorro vaya al baño. Por lo que es importante mantener todo limpio y enseñarles con pausas para ir al baño donde es que sí deben hacer sus necesidades. Como en el patio, por ejemplo, por lo que deben aprender a reconocer el olor del exterior y a asociarlo con baño.

2. Crea una rutina

La mejor manera que tienen los humanos para recrear lo mismo que hacía una madre por sus cachorros es establecer un horario para todas las actividades: entrenar, comer, descansar e ir al baño. Toma en cuenta que los momentos más comunes en los que un cachorro desea ir al baño es justo después de comer o despertar de una siesta. 

Y si no cuentas con un espacio en el exterior donde tu perro pueda hacer sus necesidades, puedes crear uno aceptable con almohadillas absorbentes y otros productos para perros en lo que aprende a ir al baño. Sin embargo, no es una solución permanente, por lo que puedes implementar la hora de ir al baño durante los paseos o caminatas en el exterior.

3. No dejes que haga en la alfombra

Las alfombras pueden ser muy atractivas para los bebés, especialmente si están cerca del lugar en el que duerme, pues son suaves bajo sus patitas y les hace pensar que están parados sobre hierba. Mantén a tu mascota alejada de las alfombras lo más que se pueda, por que si no tienes cuidado, hacer sus necesidades en ella puede convertirse en una constumbre desagradable que será difícil quitarle después. 

Coloca almohadillas absorbentes cerca y muévelas cada vez más cerca del lugar dónde quieres que tu perro vaya al baño, el patio, por ejemplo. Esto creará una relación en su mente de que el patio significa baño. 

4. Toma en cuenta su metabolismo

Recuerda que el metabolismo y el tracto digestivo de los cachorros son muy rápidos y eficientes (por eso necesitan comida muy alta en nutrientes y de buena calidad para crecer). La regla promedio para ir al baño es de cinco a treinta minutos después de comer. Y si tienes un horario de alimentación establecido, te será más fácil tomar este tiempo y realizar viajes al patio o al exterior.

5. Sé paciente

La mayoría de los perros aprenden a ir al baño entre los dos y los cuatro meses de edad si se le dedica el tiempo suficiente para adiestrarlos. Sin embargo, este es solo un promedio. Por lo que si tu perro tarda un poco más o necesita más apoyo, no te angusties. Sé paciente y continua con el entrenamiento. Recuerda que los perros no son como los niños y regañarlos no tiene el mismo efecto. 

También te puede interesar: Qué se le puede dar de comer a un cachorro, guía completa

6. Reforzamiento positivo

El reforzamiento positivo consiste en recompensar las buenas acciones de un animal, ya sea con golosinas, juguetes o cualquier otra cosa que le gusta. En el caso del entrenamiento para ir al baño, César Millán no recomienda que regañes a tu cachorro cuando suceda un accidente, para que no asocie sus funciones corporales con algo malo. Si no lo contrario, que sea recompensado cuando consiga ir al baño donde debe hacerlo.

Si sigues todas estas recomendaciones y las acompañas con una buena dosis de constancia y paciencia, en cuestión de semanas podrás obtener que tu can vaya al baño donde se la indicado. Y no sólo garantizarás que sepa comportarse como un buen chico sino que exista una buena convivencia en el hogar. 

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre perros, gatos, aves y mascotas exóticas.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Adiestramiento