Lifestyle

Día de Muertos: ¿cuál es el mito de los perros Xoloitzcuintles?

¿Quieres saber por qué los perros Xoloitzcuintles son contemplados como parte de la celebración del Día de Muertos? La razón se encuentra en su mito principal

Por Zamira Gaxiola

- 01 de Noviembre de 2021 - 12:18 hs
Día de Muertos: ¿cuál es el mito de los perros Xoloitzcuintles?

Día de Muertos: ¿cuál es el mito de los perros Xoloitzcuintles?

El Día de Muertos es una de las tradiciones más representativas de México, aunque también se celebra en otros países de Latinoamérica e incluso ha sido adaptada por los migrantes de esas naciones en otros territorios. Es la manera que tienen estas culturas de recordar a sus muertos, a sus ancestros y hasta a sus mascotas en el día que se piensa que sus almas regresan a la tierra para saludar nuevamente a todos los seres queridos que aún no los han alcanzado, cruzando el mítico puente de cempasúchil. 

También te puede interesar: Búhos y lechuzas en la mmitología: ¿por qué se cree que son brujas?

A lo largo de los años, diferentes figuras animales también han sido asociadas con el Día de Muertos y son parte de sus ritos y leyendas. No sólo porque también se recuerda a las mascotas y a los animales, sino porque han sido parte de las culturas indígenas que dieron origen a la festividad. Entre ellas se encuentra el perro Xoloitzcuintle, una raza canina originaria de México que es famosa porque casi no tiene nada de pelo. Pero, ¿cómo están relacionados con el Día de Muertos? ¿Qué significado tienen en esa tradición?

El mito del perro Xoloitzcuintle

La relación del Xoloitzcuintle con los muertos y sus tradiciones ha existido durante siglos y radica en la misma leyenda que rodea a estas mascotas. No solo han sido animales de compañía de los mexicanos contemporáneos, sino de sus ancestros más antiguos, más famosamente conocidos como la cultura mexica o azteca. De acuerdo con el Gobierno de México, estas curiosas criaturas sin pelo eran veneradas en el mundo prehispánico, es decir, dentro de las naciones que habitaban México antes de la llegada de los europeos. 

Eran amados como mascotas y fieles compañeros, pero los antiguos pobladores de México creían que tenían un propósito o misión especial: ayudar a las almas de los difuntos a encontrar su camino hacia el Mictlán, como llamaban al que creían que era su lugar de eterno descanso después de la muerte. Estos animales eran los guardianes de los espíritus, y los ayudarían a atravesar un profundo y caudaloso río hasta la ciudad de los muertos, entre otros obstáculos. 

También te puede interesar: Xoloitzcuintle: historia y orígenes del perro mexicano sin pelo

Además, los mexicas creían que quienes trataban mal a los animales, serían negados el camino al más allá por parte de los Xoloitzcuintles, causando que sus almas vagaran sin rumbo por toda la eternidad. De la misma manera, si una persona hubiera sido bueno con los animales en vida y con los Xolos, al morir uno de ellos tomaría su alma en su lomo y lo transportaría hacia el lugar de eterno descanso. O al menos esas son las creencias que se han heredado de generación en generación y que han sido interpretadas por historiadores. 

Así, los Xoloitzcuintles son tan parte de la muerte como la misma idea de que puede existir un más allá, en las tradiciones espirituales de México. Incluso llevan el nombre de Xolotl, el dios de la muerte de la cultura azteca, al que se le debía rezar si se buscaba una muerte sin sufrimiento. Además, el color del Xolo también era importante.

Se decía que los perros negros y blancos no podrían transportar almas, los primeros porque ya estaban demasiado cansados y los segundos porque aún no podían hacerlo. Entonces, el alma de cada persona debía ser lo suficientemente suertudo pata encontrarse con un Xolo de color gris. Y así se les representa en las decoraciones y ritos del Día de Muertos, incluso fueron incluídos en la famosa película de Disney, "Coco", donde el Xolo llevaba el nombre de Dante.

Click para cargar encuesta
Síguenos en

Zamira Gaxiola

Licenciada en Estudios Internacionales desde 2021, por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Realizó una estancia estudiantil en la Universidad de Varsovia, en Polonia, durante el invierno de 2019-2020. Se ha desempeñado como redactora para Bunko desde 2020. Hobbies: amante de viajar y conocer nuevas culturas, los temas de género, el idioma inglés, los animales; y la escritura, de ficción y acontecimientos internacionales.

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre perros, gatos, aves y mascotas exóticas.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Lifestyle

Síguenos